Los gigantes de Soelden abren el fuego de una Copa del Mundo incierta

Los Gigantes de Soelden

Soelden ya lo tiene todo a punto, en materia de organización y de medidas sanitarias, para inaugurar la edición número 56 de la Copa del Mundo de esquí alpino. Desde la temporada 2000-2001 la estación austriaca acoge ininterrumpidamente el debut de la competición, reuniendo tanto a hombres como a mujeres.

La temporada que empieza se presenta como la más incierta de todas las vividas hasta ahora. La pandemia de COVID-19 le ha dado a todo una carga de provisionalidad y ha obligado a adoptar nuevos hábitos sanitarios.

No habrá público en Soelden, salvo los inevitables VIP’s, ni tampoco lo habrá en las pruebas que se disputen en Suiza, según ha anunciado la federación helvética. Citas de prestigio y que arrastran multitudes de aficionados, como Saint-Moritz, Wengen, Crans-Montana, Adelboden o Lenzerheide, que acogerá las finales si no se va a peor, no tendrán ese ambiente inconfundible y que llega incluso viendo la carrera por televisión.

los-gigantes-de-soelden-abren-el-fuego-de-una-copa-del-mundo-incierta-7218999-6460219

Esquí Pinturault y Kristoffersen, favoritos en la lucha por el título y Shiffrin, ausente por lesión

Federica Brignone fue la primera italiana en ganar la general de la Copa del Mundo. El último precedente transalpino se remontaba a Alberto Tomba, que la ganó en 1995. Brignone se vio favorecida por la ausencia de Mikaela Shiffrin por la repentina muerte de su padre. Cuando la estadounidense quiso regresar a la competición, en Are a principios de marzo, ya se había parado la Copa del Mundo y Brignone se había proclamado campeona.

La estadounidense no estará en Soelden debido a unos problemas de espalda que ha tenido en los últimos entrenamientos. Ha decidido volver a su país para recuperarse durante casi el mes que separa Soelden de Levi, segunda cita del calendario el 13 de noviembre.

En la categoría masculina la sombra de Marcel Hirscher sigue siendo alargada. La interrupción súbita de la pasada edición dio un vencedor sorpresa, el noruego Aleksander Aamodt Kilde, un velocista que se llevó el gato al agua ante la disputa de Alexis Pinturault y Henrik Kristoffersen, que se quedaron a 54 y 61 puntos respectivamente del vencedor.